miércoles, 20 de julio de 2016

Huevos a la escocesa con salsa rosa


En verano tenemos vacaciones del grupo Desafío en la Cocina, pero siempre nos ofrecen la posibilidad de preparar alguno de los platos de desafíos anteriores en los que no hayamos participado o cocinar una nueva versión de alguno que ya hayamos preparado con antelación. Como este mes tocaba desafío salado y yo le tenía echado el ojo a los Huevos a la Escocesa y esa ha sido mi elección.



Ingredientes para los huevos

18 huevos de codorniz
1 chorro de vinagre
Agua
500 gr de carne picada de ternera
1 diente de ajo
1/4 de cebolla
1 chorro de vino tinto
1 cucharada de sésamo
Sal
Pimienta
1 huevo

Ingredientes para el empanado y la guarnición

Pan rallado
Aceite de oliva
1 bolsa de canónigos

Ingredientes para la salsa rosa

1 huevo a temperatura ambiente
Aceite de girasol
Sal
1 chorro de vinagre
1 cucharada de tomate frito
1 chorro de zumo de naranja
1 chorro de ron
4 o 5 gotas de salsa Perrins


Ponemos los huevos en agua con el chorro de vinagre y lo llevamos a ebullición a fuego lento. Tras 5 minutos desde que comiencen a cocer, retiramos del fuego y los metemos en agua fría. Una vez fríos los pelamos con cuidado ya que son bastante delicados y reservamos.

Lavamos bien uno de los huevos y lo ponemos en el vaso de la batidora sin su cáscara. Empezamos a batir de forma constante sin levantar la batidora del fondo del vaso. Vamos añadiendo el aceite en forma de hilo hasta que consigamos una mayonesa ligera. Añadimos ahora el resto de ingredientes y batimos hasta que estén correctamente incorporados. Reservamos en la nevera hasta que la vayamos a usar.

Picamos la cebolla junto con el ajo y el chorro de vino en la picadora. En un bol grande ponemos la carne picada y le añadimos la mezcla anterior. Ponemos también la sal, la pimienta, el sésamo y un huevo y lo removemos bien hasta que tengamos una pasta homogénea.

Cogemos ahora un poco de carne picada y hacemos una bola con una hendidura en el medio. Ponemos ahí el huevo y poco a poco vamos envolviéndolo con la carne picada hasta conseguir la forma deseada. Hay que procurar que la capa de carne no sea muy gruesa ya que nos quedará cruda cuando los friamos.

Pasamos la bola por huevo batido y por pan rallado y reservamos.

Repetir el proceso anterior hasta acabar con todos los huevos.

Ponemos ahora un cazo con abundante aceite para hacer una especie de freidora casera. Calentamos bien el aceite y con el fuego fuerte, vamos echando las bolas de dos en dos. En cuanto estén doradas, sacar y dejar escurrir en un papel absorbente.

Los huevos se sirven fríos con una guarnición de canónigos y acompañados por la salsa rosa.


El mes que viene la propuesta será dulce. Aquí os espero. ¡Pasad un buen verano!


miércoles, 20 de abril de 2016

Tarta Ópera


Este mes para Desafío en la Cocina hemos tenido que preparar la Tarta Ópera. A pesar de que al principio parecía una tarta muy complicada con tantas capas y esa cobertura tan brillante, la verdad es que no ha sido para tanto. Eso sí, su elaboración es muy entretenida, hay que echarle tiempo y prepararlo todo con mucho mimo para que quede perfecta.

Es una tarta fínísima y delicada. Con un sabor intenso a café y chocolate y un ligero regusto a almendras. Está absolutamente deliciosa. Todo un acierto. 


Ingredientes:

Para el bizcocho:

3 huevos XL
3 claras XL
125 gr de almendra molida
120 gr azúcar + 15 gr para montar las claras
30 gr de harina
30 gr de mantequilla
1 pizca de sal

Para el almíbar:

60 gr de café descafeinado
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de ron
1 cucharadita de café soluble descafeinado

Para el ganache de chocolate negro:

100 gr de chocolate negro
75 gr de nata líquida
1 pizca de sal

Para la cobertura espejo:

2 hojas de gelatina neutra
20 gr de agua
60 gr de azúcar
20 gr de cacao en polvo desgrasado sin azúcar
35 gr de nata líquida

Para la buttercream de café:

2 yemas XL
30 gr de azúcar
40 gr de leche semidesnatada
1 cucharada de café descafeinado soluble
1 ml de vainilla en pasta
130 gr de mantequilla


Preparación del bizcocho:

Precalentamos el horno a 170ºC.

Derretimos la mantequilla y la dejamos enfriar hasta que alcance temperatura ambiente.

Untamos la bandeja del horno con un poco de mantequilla, colocamos papel de hornear para cubrir la bandeja y untamos nuevamente mantequilla sobre este. Reservamos.

Montamos las claras a punto de nieve. Empezamos batiendo las claras con la sal a velocidad media y cuando estén a mitad de montaje añadimos los 15 gr de azúcar y subimos la velocidad. Cuando estén bien firmes dejamos de batir y reservamos.

En el vaso de la KitchenAid ponemos los huevos, la almendra, el azúcar y la harina y batimos con las barillas hasta que doble su volumen y tengamos una masa cremosa y esponjosa. Ahora añadimos poco a poco la mantequilla derretida integrándola bien a la mezcla. Por último añadimos las claras a punto de nieve, incorporándolas con movimientos envolventes para que no se bajen.

Echamos sobre la bandeja del horno y extendemos con una espátula para que quede lo más lisa posible pero sin manipularla demasiado para que no se baje.

Horneamos a 170ºC unos 10-12 minutos.

Preparación del almíbar de café:

Lo primero es hacer un café del estilo que más nos guste. Yo lo he preparado con una cafetera Nespresso.

Ponemos ahora el café con el azúcar, el ron y el café soluble en un cazo al fuego y dejamos hervir ligeramente hasta que se disuelvan todos los ingredientes y reservamos.

Preparación del ganache de chocolate negro:

Partimos el chocolate en trozos pequeños y los colocamos en un bol. 

Ponemos la nata líquida en un cazo junto con la sal y calentamos hasta que se disuelvan pero sin llegar a hervir. Echamos esta mezcla sobre el chocolate y vamos removiendo hasta que se deshaga completamente. Dejamos que coja temperatura ambiente.

Preparación de la cobertura espejo:

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua muy fría.

En un cazo ponemos el agua, el azúcar y calentamos hasta que se deshaga el azúcar. Retiramos del fuego e incorporamos el cacao en polvo. Removemos bien hasta que se disuelva sin hacer movimientos bruscos para que no salgan burbujas. Si vemos que quedan grumos, podemos pasar la mezcla por un colador. 

Añadimos la nata líquida y removemos nuevamente con cuidado. Incorporamos por último las hojas de gelatina bien escurridas y movemos hasta que se disuelvan completamente. Tapamos con un plástico de cocina de tal forma que el plástico toque la mezcla para que no se forme costra y dejamos enfríar.

Preparación de la buttercream de café:

Ponemos en el vaso de la Thermomix las yemas, el azúcar, la vainilla y la leche. Batimos unos segundos a velocidad 5-6. Programamos ahora 7-8 minutos, velocidad 4, 80ºC. Obtendremos una crema ligera.

Ponemos ahora nuestra crema en el vaso de la KitchenAid junto con el café soluble y batimos con la pala unos minutos hasta que la mezcla se haya enfriado completamente y esté ligeramente esponjosa. Incorporamos la mantequilla y batimos otros 10 minutos. Reservamos.


Montaje de la tarta:

Cortamos el bizcocho en tres partes con un cortapizzas.

En una manga pastelera echamos la buttercream y en otra el ganache de chocolate y reservamos.

Colocamos la primera capa de bizcocho en la bandeja donde vayamos a presentar nuestra tarta. Colocamos unas tiras de papel de horno debajo de los bordes del bizcocho, para recoger los posibles restos que caigan y que no se manche nuestra bandeja. Empapamos el bizcocho con el almíbar. 

Echamos ahora por encima una capa con la mitad de la buttercream con la manga pastelera y alisamos con una espátula para que quede lo más uniforme posible.

Ponemos otra capa de bizcocho encima, aplastamos ligeramente para que se pegue a la capa de buttercream y empapamos nuevamente con el almíbar. Echamos ahora el ganache con la manga pastelera y alisamos con una espátula.

Ponemos la última capa de bizcocho encima, aplastamos ligeramente para que se pegue a la capa de ganache y volvemos a empapar con el almíbar. Echamos el resto de la buttercream con la manga pastelera y alisamos bien con una espátula.

Metemos nuestra tarta en la nevera un ahora y finalmente echamos por encima nuestra cobertura espejo. Si se ha endurecido le damos un golpe en el microondas y removemos con cuidado para no formar burbujas..

Refrigeramos nuestra tarta unas cuatro horas.

El paso final será igualar los bordes. Sacamos la tarta de la nevera y retiramos las tiras de papel que pusimos para que no se manchara la bandeja. Calentamos un cuchillo que corte muy bien con agua caliente. Ahora cortamos en línea recta de un extremo colocando la punta del cuchillo apoyada en la bandeja y arrastrando hasta que atraviese todo el largo de la tarta. Repetimos la operación con cada uno de los lados de la tarta.

No lo cortéis nunca nunca de arriba hacía abajo porque se mezclaran las capas y no quedará un corte limpio.

Mantener en la nevera y sacar una hora antes de comer para que coja temperatura ambiente y se aprecie mejor su sabor y textura.


Si queréis ver el resto de las propuestas de mis compañeros de Desafío en la Cocina, solo tenéis que pinchar aquí.



domingo, 20 de marzo de 2016

Kulibiak de merluza



Nuevo mes y nueva receta del grupo Desafío en la cocina. Esta vez nos han sorprendido con esta empanada rusa, el Kulibiak. Originalmente se prepara con salmón, pero yo he innovado y la he preparado con merluza. Queda muy suave y los niños se la han comido estupendamente, así que creo que acerté con el cambio. Eso si habrá que probar también la receta original.


Ingredientes

1 lámina de masa de empanada
3 filetes pequeños de merluza sin piel y sin espinas
3 zanahorias medianas
2 puñados de arroz basmati
1 puñado de pasas
1 puñado de almendras fileteadas crudas
2 huevos
aceite de oliva
sal

Ponemos uno de los huevos a cocer. Yo lo dejo unos 10 minutos desde que el agua empieza a hervir. Lo pelamos y lo reservamos.

Pelamos y lavamos las zanahorias. Ahora las cortamos en laminas finas con el pelador de papatas. Las ponemos en un bol y añadirmos una cucharada de aceite y sal. Tapamos y ponemos en el microondas unos 7-8 minutos. Sacamos y reservamos.

Ponemos en un cazo a hervir el arroz, siguiendo las instrucciones del paquete. Cuando este listo colamos y reservamos.

Mientras, en una sartén ponemos a tostar las almendras.  Cuando ya estén doradas añadimos las pasas y les damos un golpe de calor. A continuación echamos 3 cucharadas de aceite y cuando esté caliente añadimos el arroz y lo salteamos unos minutos. Cuando esté listo le ponemos sal al gusto.

Precalentar el horno siguiendo las instrucciones del paquete de masa de empanada.


Estiramos la lámina de masa en la bandeja del horno con su papel y la cortamos con un corta pizzas en dos trozos, dejando uno de ellos más grande. Yo la he cortado 1/3-2/3.

Ahora vamos a montar nuestro kulibiak. Hay que tener en cuenta que en esta empanada se distinguen todas las capas cuando la partimos. Ponemos encima del trozo más pequeño de masa el arroz con las pasas y las almendras, sin llegar hasta el borde de la masa. Encima colocamos los filetes de merluza ya salados, sobre estos la zanahoria y por último el huevo duro cortado en láminas.

Tapamos con la masa restante y cerramos bien los bordes de nuestro kulibiak. Hacemos tres agujeros en la parte superior de la empanada y pintamos con huevo.

Horneamos siguiendo las instrucciones del envase de la masa de empanada. En mi caso fueron 20 minutos.


Si queréis ver las propuestas de mis compañeros del grupo Desafío en la Cocina, solo tenéis que pinchar aquí.



sábado, 20 de febrero de 2016

Mini Babás Napolitanos



Este mes en Desafío en la Cocina se estrenaba una nueva desafiadora, Toñi y lo ha hecho por todo lo alto. La receta que nos ha propuesto, babás napolitanos. Nunca había oído hablar de ellos, pero os aseguro que a partir de hoy no me voy a olvidar de su nombre. Son tan suaves, dulces pero sin empalagar y tiernos que te pones con la bandeja delante y cuando te das cuenta no quedan ni las migas ni restos de licor. Y si los haces en tamaño mini como es mi caso, te los comes de un bocado y ni te manchas las manos.

He utilizado la receta de Bavette con mínimas modificaciones ya que funciona estupendamente.



Ingredientes

Para 30-36 babás

220 gr de harina de fuerza
12 gr de levadura fresca
2 cucharadas de agua
3 huevos
2 gr de sal
70 gr de mantequilla derretida
30 gr de azúcar

Para el almíbar

1/2 litro de agua
200 gr de azúcar
50 gr de ron

Mezclamos en el vaso de la KitchenAid 25 gr de harina, la levadura y el agua hasta que quede una mezcla homogénea, tapamos el vaso con plástico y dejamos reposar hasta que doble su volumen. 

Echamos ahora el resto de la harina, la sal y un huevo y batimos hasta que esté todo bien integrado. Sin dejar de batir vamos añadiendo los otros dos huevos de uno en uno procurando no echar el siguiente hasta que esté el anterior bien integrado.

Ahora añadimos la mantequilla y el azúcar y seguimos mezclando la masa hasta que se empiece a separar de las paredes del vaso. Entonces lo taparemos con un plástico y dejaremos reposar la masa hasta que doble su volumen.

Mientra la masa reposa untamos los moldes que vayamos a utilizar con mantequilla y espolvoreamos harina por encima para poderlos desmoldar bien una vez cocidos. Como yo no tenía moldes específicos para babás he utilizado una bandeja para hornear minicupakes.


Preparamos también el almíbar con el que vamos a emborrachar nuestros babás. Para ello ponemos en un cazo todos los ingredientes y hervimos, removiendo bien al principio para que se disuelva el azúcar. Lo ideal es añadir el ron al final, pero yo he preferido hacerlo al principio para que se evapore el alcohol y los peques puedan comerlos. Dejamos reposar.

Cuando la masa haya doblado su volumen, removemos para quitar el aire y con una cuchara vamos rellenando los moldes con una pequeña cantidad de masa, más o menos un cuarto de su capacidad. Dejamos reposar nuevamente, esta vez hasta que la masa alcance el borde del molde.

Precalentamos el horno a 180ºC y cuando esté listo horneamos los babás unos 9-10 minutos. Dejamos enfriar ligeramente en el molde y después los pasamos a una rejilla para que se enfríen completamente.

Cuando estén fríos los babás, calentamos el almíbar sin que llegue a hervir y bañamos en el nuestros bollos. Para ello, los metemos dentro del cazo y los dejamos unos segundos, hasta que estén bien empapados, luego les damos la vuelta y repetimos la operación.


Si queréis ver las propuesta que han preparado mis compañeros de este rico pastel, solo tenéis que pinchar aquí.




miércoles, 20 de enero de 2016

Pasta fresa con parmesano


Nunca había preparado pasta fresa. Tenía la equivocada impresión de que sería algo muy complicado de hacer y más sin tener esas maquinas para estirarla y cortarla. Pues la verdad es que para nada. Es muy fácil estirarla con el rodillo y cortarla con un cortapizzas, así que no hay excusa.

Este mes la propuesta de Desafío en la Cocina fue precisamente preparar pasta fresca, así que ya no me quedó otra que ponerme manos a la obra. Si os animáis a hacerla os va a encantar y no vais a comprar más pasta fresca en la tienda.


Ingredientes

100 gr de harina por persona
1 huevo L por persona
Sal
Mantequilla al gusto
Parmesano al gusto

Ponemos en un bol la harina y los huevos y removemos hasta que este todo bien integrado. 

Echamos un poco de harina en nuestra encimera y amasamos la mezcla anterior con la palma de la mano hasta que no se nos pegue. Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en papel transparente y la dejamos reposar entre una hora y media y dos horas.

Dividimos la masa en tres o cuatro partes. Cogemos una de ellas y envolvemos nuevamente el resto. Con un rodillo la vamos extendiendo hasta que quede muy, muy fina. Para que no se nos pegue ni a la encimera ni al rodillo vamos espolvoreando harina por encima.

Cuando la pasta tenga el grosor deseado hacemos tiras con un rodillo del ancho que más nos guste procurando que queden todas más o menos iguales.

Repetimos con el resto de trozos de masa.


Dejamos secar colgada o extendida en una superficie plana. El tiempo de secado dependerá del grosor de vuestra pasta.

En una cazuela ponemos agua con sal. Cuando hierva echamos la pasta y cocemos hasta que tenga la textura deseada. Escurrimos el agua y ponemos la pasta en un plato.

Añadimos ahora un par de nueces de mantequilla y removemos para que se deshaga completamente. A continuación rallamos queso parmesano por encima de nuestra pasta.

Y ya está, un plato sencillo, rico y que gusta a todo el mundo.


Si queréis ver las propuestas de mis compañeros de Desafío en la Cocina pinchad aquí.


jueves, 14 de enero de 2016

Tarta Olaf


Si hay una película de dibujos ha tenido muchísimo éxito en los últimos año, esa es Frozen. Hemos tenido a Elsa, Ana, Kristof, Sven y Olaf en todas partes, ha sido una invasión. 

El año pasado me quedé con ganas de hacerles a mis peque una tarta Frozen para su cumpleaños. Y como tenía esa espinita clavada, este año no he tenido que pensar mucho. 

Originalmente había pensado cubrirla con fondant, pero al final pensé que con la buttercream iba a quedar un efecto mucho más bonito y creo que di en el clavo.



Ingredientes para cada bizcocho

4 huevos XL
Azúcar, lo que pesen los huevos sin cáscara
Harina bizcochona, lo que pesen los huevos sin cáscara
Margarina, lo que pesen los huevos sin cáscara.
1 pizca de sal
1 cucharadita de vainilla en pasta

Para esta tarta he utilizado un molde de 26 cm y he preparado dos bizcochos para que quedara bastante alta.


Precalentamos el horno a 180ºC.

Ponemos en el vaso de la batidora la margarina con el azúcar y batimos a velocidad media hasta que blanquee y esté cremosa. 

Sin parar de batir, vamos añadiendo los huevos de uno en uno procurando que queden completamente integrados antes de echar el siguiente. Añadimos también la vainilla en pasta.

Echamos ahora la pizca de sal en la harina y la mezclamos. Bajamos la velocidad de la batidora y vamos incorporando la harina poco a poco, de cucharada en cucharada, batiendo bien cada una de ellas antes de echar la siguiente.

Untamos un molde con mantequilla y espolvoreamos con harina. Echamos en el la masa y horneamos a 180ºC durante unos 40 minutos.

Dejamos enfriar completamente antes de montar la tarta. 

Si se preparan los bizcochos de un día para otro y se dejan reposar envueltos en la nevera quedan mucho mejor.



Ingredientes para el relleno

340 gr de chocolate con leche para fundir
170 gr de nata líquida para montar
1 pizca de sal.

Partimos el chocolate en trozos pequeños y lo ponemos en un bol.

En un cazo ponemos la nata con la pizca de sal y la llevamos a ebullición.

Echamos ahora la nata en el bol con el chocolate y removemos hasta que el chocolate de deshaga completamente.

Cuando esté fría la mezcla, la batimos a velocidad media hasta que quede ligeramente montada.



Ingredientes para la buttercream

250 gr de mantequilla sin sal
300 gr de azúcar glas

Ponemos la mantequilla, que ha de estar a temperatura ambiente, en el vaso de la batidora junto con el azúcar glas. Batimos lentamente hasta que el azúcar esté completamente incorporado y subimos la velocidad. Batimos hasta que la crema blanquee y esté cremosa, aproximadamente unos 10 minutos.



Montaje de la tarta

Partimos los bizcochos en capas que rellenamos con el chocolate. Metemos en la nevera un par de horas para que se compacte nuestra tarta.

Pasado ese tiempo cubrimos con una capa de buttercream, procurando que quede lo más lisa posible. Volvemos a refrigerar durante una hora.

Echamos ahora la última capa de buttercream por encima, Los laterales han de quedar lisos para poder pegar después las decoraciones. La parte de arriba la dejamos irregular para simular mejor la nieve.

Colocamos ahora nuestra decoraciones y espolvoreamos con purpurina comestible para conseguir el efecto brillante del hielo.


Hazme un muñeco de nieve
Venga vamos a jugar...

martes, 5 de enero de 2016

Roscón de Reyes


No podía dejar pasar otro año sin publicar un roscón de reyes. La verdad es que lo intento todos los años, pero nunca había conseguido uno que me gustara. Todas las veces que lo había hecho lo había preparado con la Thermomix, y no conseguía darle el toque perfecto.

Un día charlando con un amigo, me comentó que el lo había hecho la receta que Ibán Yarza prepara en el programa Robin Food y que le había quedado muy rico. Como mi receta no me convencía, no perdía nada por probar esta y la verdad es que es un acierto.



Para la masa madre:

90 gr de harina de fuerza
50 gr de leche
2 gr de levadura fresca prensada

Mezclamos todos los ingredientes y amasamos ligeramente hasta que estén completamente integrados. Ponemos en un bol, lo tapamos bien para que no haga contra y lo dejamos reposar toda la noche en la nevera.


Para el roscón:

La masa madre anterior
340 gr de harina de fuerza
10 gr de levadura fresca prensada
1 pizca de sal
80 gr de azúcar
ralladura de limón
2 huevos
60 gr de mantequilla en pomada
120 gr de leche
piel de naranja
piel de limón
canela en rama
3 cucharadas de ron
2 cucharadas de agua de azahar
1 huevo para pincelar el roscón

Ponemos en un cazo la leche con la canela, la piel del limón y de la naranja y hervimos unos minutos para que se aromatice bien la leche. Dejamos enfriar. Yo he hecho este paso la noche antes y he reservado la mezcla bien tapada en la nevera.

Ponemos en un bol la leche tibia y le añadimos el ron y el agua de azahar y reservamos.

En otro bol ponemos la harina, la levadura, la sal, el azúcar y la ralladura de limón. Añadimos los huevos y la mitad de la leche y mezclamos con la mano para ir integrando todos los ingredientes. Es mejor añadir poca leche e ir rectificando a medida que vayamos viendo. La masa estará en su punto cuando se nos quede ligeramente pegada a los dedos.

Si nos pasamos un poco con la leche no pasa nada. La dejamos reposar la masa 5 o 10 minutos y la harina absorberá el líquido.


Ahora tenemos que amasar, más o menos diez minutos. Lo hacemos con la almohadilla de la mano aplastando la masa, luego la doblamos al medio y la giramos 90º. Más o menos a mitad del amasado vamos a incorporar la mantequilla a nuestra masa. Seguiremos con el amasado con el mismo movimiento hasta que haya trascurrido todo el tiempo.

Cuando nuestra masa esté lista, la dejamos reposar unos 15 minutos para formar nuestro roscón. Para ello hacemos un agujero en el centro con los dedos y vamos estirándolo hasta que tenga el tamaño y el grosor deseado. Lo colocamos sobre una papel de horno y pincelamos bien con huevo toda la superficie.

Ha llegado el momento de dejarlo reposar, entre 1 hora y hora y media, dependiendo de la temperatura que haya en vuestra casa. A más calor, antes estará listo.


Para la decoración:

2-3 cucharadas de azúcar
almendras fileteadas
frutas confitadas al gusto

Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo y con ventilador.

Cuando la masa ya haya subido, volvemos a pincelar con el huevo batido toda la superficie. Colocamos las frutas a nuestro gusto y echamos por encima las almendras fileteadas.

En un bol ponemos el azúcar, echamos unas gotitas de agua encima y removemos con los dedos. Echamos este azúcar sobre la superficie de nuestro roscón.

Horneamos 20 minutos. Si vemos que se está tostando demasiado la superficie lo podemos tapar con papel de aluminio y continuar con el horneado.


No hay nada como un roscón de reyes casero. Es cierto que tiene un poco más de trabajo que ir a comprarlo a una pastelería, pero realmente merece la pena hacer ese esfuerzo. Y el olorcito que queda en casa después del horneado... eso no tiene precio.

¡Feliz Noche de Reyes!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...